La fitoterapia y la fitocosmética se basan en la aplicación de principios activos vegetales, obtenidos de las plantas medicinales, algas, frutas y verduras. Los ingredientes utilizados por la fitocosmética se obtienen de las distintas partes de las plantas (tallos, hojas, frutos, flores, bulbos, etc.), y son seleccionados, purificados y tratados durante delicados procesos de extracción. Los extractos biológicos vegetales son fitocomplejos ricos en vitaminas, sales minerales y principios activos con propiedades terapéuticas para el tratamiento y cuidado de la piel y del cabello. Las propiedades dermatológicas de estos extractos son muchas y muy variadas, de modo que con los fitocosméticos se pueden satisfacer casi todas las necesidades estéticas. La naturaleza ha puesto a nuestra disposición un gran número de plantas que podemos utilizar tanto para nutrirnos como para sanarnos. Pero el problema para los humanos desde el origen de los tiempos, ha sido siempre el de la utilización práctica de esas plantas. ¿Cómo utilizarlas para que se adapten a un uso cosmético o terapéutico? Con la misma planta se pueden obtener una serie de extractos diferentes según el modo de preparación, los disolventes utilizados, la temperatura del proceso de extracción y la parte de la planta utilizada.
Básicamente hay dos procedimientos distintos para la obtención de extractos vegetales: por presión mecánica y por extracción con disolventes. Los más empleados son los procedimientos de extracción. Las plantas frescas o secas, troceadas, se tratan con un líquido que realizará la extracción; generalmente agua, una mezcla de alcohol y agua, glicerina, aceites vegetales, etc.

Técnica de extracción de principios activos vegetales por percolación.

Esta técnica se realiza en recipientes cilíndricos o cónicos, que poseen dispositivos adecuados de carga y descarga. El líquido de extracción se introduce de forma continua por la parte superior y circula lentamente a través de la planta que está groseramente pulverizada. Renovando constantemente el líquido, se consigue prácticamente una maceración progresiva.

Percolador

Lo más importante de éste procedimiento es el tiempo que permanece la planta con el líquido extractivo (tiempo de extracción) y la relación existente entre la planta y el líquido extractivo (cantidad de disolvente).

Al terminar la percolación se exprime la planta y se añade el líquido obtenido al percolador hasta alcanzar el volumen adecuado según el tipo de extracto que se quiera obtener.

Para la obtención de un extracto seco se evaporará el extracto líquido; en el caso de fabricación de un extracto fluido se conserva el extracto durante unos días y luego se decanta y se filtra el líquido.

Las ventajas de la percolación residen en el alto rendimiento en sustancias activas, en el poco tiempo que se requiere para su fabricación y la economía de los materiales empleados.

El fitopercolador.

El Instituto Europeo de Dermocosmética ha diseñado un Kit de extracción FITOPERCOLADOR que es un aparato para la extracción total de los principios activos de las plantas medicinales (fitocomplejos) para obtener extractos de calidad farmacéutica.

El kit de percolacion consiste en una caja de madera de 40x20x20 cm que contiene un agujero superior  por el que se introduce un cilindro de cristal con grifo (percolador), debajo se coloca un vaso de vidrio de 250 ml, para recoger el extracto.

Técnica de obtención de extractos por percolación

  1. Preparar el disolvente añadiendo a un matraz erlenmeyer de 500 ml alcohol etílico de 30º.
  2. Montaje del percolador:
  3. Colocar en el cilindro un filtro.
    – Llenar el cilindro con la planta, hasta 8 cm del borde superior.
    – Colocar las bolas de cristal. Cerrar el grifo del percolador.
    – Añadir el matraz con el disolvente, dejándolo apoyado sobre las bolas de cristal. Cuando el disolvente llegue a la boca del matraz parará de salir.
    – Dejar macerar dos días.
    – Pasado el tiempo de maceración, abrir el grifo y dejar gotear a una gota por segundo.
  4. Guardar el extracto en una botella oscura.
Fitopercolador

Obtención de tintura de árnica por percolación.

Ejemplo: Obtención de tintura de árnica por percolación.

  1. Pesar 50 gramos de flores de árnica.
  2. Preparar 500 ml de glicerina al 30%.
  3. Preparar el percolador con la planta según la técnica de la página anterior.
  4. Dejar macerar durante dos días y abrir el grifo a una gota por segundo.
  5. Obtener 250 ml. de extracto y cerrar el grifo.

Comentario: Como la tintura es un extracto alcohólico al 20 % (relación planta/extracto 1/5, por cada gramo de planta se obtienen 5 g de extracto) y hemos colocado 50 gramos de planta en el percolador, cuando obtengamos 250 gramos de extracto terminamos la percolación cerrando el grifo y guardando la tintura en una botella de color oscuro.

Lo más importante de éste procedimiento es que la extracción total de los principios activos es más rápida que por percolación simple, siendo suficiente uno o dos días para realizar la extracción.

Para la obtención de un extracto seco o blando (se utiliza alcohol como disolvente) se evaporará el disolvente al baño maría o baño de arena en corriente de aire.






Si nos escribes los datos requeridos, te llamaremos para informarte:

Nombre (requerido)

¿De donde llamas? (requerido)

Teléfono (requerido)

Email (requerido)

¿Qué curso te interesa?

NOSOTROS TE LLAMAMOS